Ojos

_DSC9994_00007

Definitivamente hay circunstancias que te cambian para siempre, que te mueven los puntos de encaje, de vista, modifican la percepción, los hábitos y costumbres. Lo digo porque conozco a una mujer que se ha provisto, de forma consciente, de cierta pericia en el manejo del cambio de circunstancias para contar con un punto de vista tangible y fiable sobre su realidad. Esta mujer se llama Verónica.
¿Quién es Verónica más allá de un bonito nombre?
Verónica podría ser el resultado consciente del ensamble de una serie de eventos sorteados con inteligencia, habilidad y elegancia.
Verónica, es una mujer afortunada que derrocha calma, encanto, destreza y un dominio casi absoluto del tiempo y de su cuerpo.
Verónica seduce el tiempo articulando conjuros con los que puede danzar y atravesar las dimensiones, logrando que estas se muevan en distintas sincronías.
Verónica siempre llega temprano y cuando llega tarde lo hace por sólo un par de minutos. (Y sospecho de ella, porque puedo estar seguro de que lo hace a propósito.)
Verónica tiene un “eso” que está constituido de disciplina, esfuerzo, hartos rituales, un gran compromiso consigo misma y mucha conciencia de lo que está haciendo y viviendo.
Verónica son un par de ojitos lindos y una hermosa sonrisa que extraen de cada segundo de vida los insumos para construirse lo mejor que su tiempo y vida le permitan.
Verónica algunas veces, cuando tengo la fortuna de coincidir entre su ir y venir, es mis ojos.
Y Ojos y Vero hoy celebran el gran día, felices 45 ojitos lindos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *